Aprendemos a caminar, a leer, a vivir y a amar, aprendemos a afrontar las dificultades de la vida y el resultado de estos aprendizajes se traduce, la mayoría de veces, en una imagen, para así poder recordar cuando olvidamos uno o más de los atributos que nos definen como personas libres e independientes.
La fotografía profesional puede hacer que los sentimientos y las experiencias vividas, el color y el sentido de las cosas, sean mucho más fáciles de expresar. Gracias a la fotografía las personas pueden recordar y vivir momentos del pasado, a través de imágenes.